TRÁFICO
Advierten sobre la aplicación de la Ley de generación distribuida mediante energías renovables

Desde el cooperativismo de Servicios Públicos señalan sobre la urgencia de que en la reglamentación de la Ley 27.424 quede detallada la instalación de un doble medidor en cada conexión de fuentes de energías renovables.

Desde la Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios Públicos Ltda. (F.A.C.E.) consideran que una vez aplicada la normativa, habrá muchos usuarios animados a inyectar energía limpia: “Creemos que el artículo 12 (Capítulo V) tiene un problema de redacción que debe ser corregido por la reglamentación”, considera Omar Zorzenon, coordinador de la Comisión de Política Energética de FACE.

El dirigente se refiere al artículo de la Ley N° 27.424 -que el Ministerio de Energía y Minería estará aplicando el próximo mes- establece que “las inyecciones de energía del prosumidor deberán ser descontadas de la energía consumida de la red pública de energía, a los fines de abonar la diferencia entre los kilowatts hora (kWh) consumidos y los que se hubiesen inyectados a la red”.

Para la Comisión Directiva de FACE es imprescindible que el gobierno nacional precise en la reglamentación que cada conexión de una fuente de energía renovable (de un prosumidor) a la red eléctrica deba ser medida con 2 medidores: uno que indique la energía ingresada y otro la de salida, punto de vista que comparte la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (Adeera).

Zorzenon explica que en caso contrario se vería afectado el Valor Agregado de Distribución (VAD) -que corresponde a la recaudación de las distribuidoras y cooperativas por servicios de operación, mantenimiento e inversiones de redes-, lo cual generaría que cada vez menos usuarios aporten por su uso de red y que ese costo se traslade a aquellos que no cuentan con fuentes de energías renovables.

“Tanto Adeera como nosotros, FACE, creemos que hay que ser cuidadosos en la reglamentación, sentarse en una mesa y analizar este tema para que nadie se perjudique, no sólo los distribuidores, sino la gente: porque sino quien vive en Palermo y puede instalarse una fuente de energía renovable en su casa, termina siendo subsidiado por quienes viven en la Villa 31”, expresa el dirigente.

Consultado sobre las expectativas que generará la aplicación de la Ley en los usuarios, Zorzenon considera que “puede ser interesante” pero que “todo dependerá de cómo sea su reglamentación. “Todos haremos esfuerzos en que la gente se interese”, remata.

Para el coordinador de la Comisión de Política Energética de FACE, el segmento que más se atraería por inyectar energía limpia a la red eléctrica es el de usuario comerciales e industriales que no quedan sujetos en la Ley 27.191 (como Grandes Usuarios) pero que tienen grandes consumos de energía. “La energía renovable les saldrá más barata que tomarla de la red”, calcula.

La posición de las distribuidoras

La Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (Adeera) envió a las autoridades del Ministerio de Energía y Minería de la Nación un documento con propuestas sobre aspectos que se deberían tener en cuenta a la hora de que sea aplicada la Ley 27.424, de Generación Distribuida mediante energías renovables.

“Lo que tiene que figurar, necesariamente, es la remuneración que establece cada Ente Regulador (provincial) para el sostenimiento de las redes”, subrayó Claudio Bulacio, gerente de la entidad.

Para el dirigente es primordial que el VAD no se vea afectado por esta medida. Para ello se pide que en cada conexión se instalen dos medidores, uno que controle la entrada y otro la salida de energía eléctrica.

Existe una polémica en torno a este tema porque están quienes consideran que el usuario (prosumidor), al inyectar energía limpia suficiente, comienza a dejar de hacer uso de la red eléctrica.

Sobre este punto, Bulacio esgrime dos argumentos. Uno tiene que ver con que el prosumidor no está inyectando energía eléctrica las 24 horas del día todos los días. “El usuario la requerirá (a la red) en el momento que su fuente no genere energía, por caso durante días nublados o por la noche”, para aquellos usuarios que decidan instalar un panel solar fotovoltaico en su vivienda.

El otro punto tiene que ver con la peligrosidad del efecto “espiral de la muerte”, donde las compañías, ante la necesidad de sostenerse y ver afectados sus ingresos, deben aumentar sus cargos a los usuarios que no están en condición de prosumidores -que generalmente son los de menor poder adquisitivo-, pudiéndose generar una situación de crisis.

“En todo el mundo se ha resuelto así y donde no se dio de esa manera, el esquema (de generación distribuida mediante energías renovables) no dio resultados”, concluye el gerente de Adeera sobre este tema.

Otro punto que destaca Bulacio es el control que debiera tenerse sobre las futuras conexiones para “preservar la seguridad de las personas e instalaciones”.

“Estos equipos -explica el dirigente- deberán estar certificados y responder a que cuando no hay energía en la red, sea por una interrupción por trabajos de mantenimiento, se interrumpa su inyección de energía renovable a la red, porque si no podría suceder una tragedia con los operarios que estén trabajando en el lugar”.

Consultado sobre qué efectos podría tener su pronta aplicación, Bulacio calcula que al principio el número de usuarios que decidan inyectar energía renovable a la red eléctrica no será masivo. “Como todo proceso nuevo va a llevar un tiempo de adaptación, de conocimiento”, supone.

Para el representante de las distribuidoras del país a través del paso del tiempo se generará una curva ascendiente de contribuyentes interactuando con el tendido eléctrico. “Va a tener que ver con los incentivos que haya, su difusión (dentro de la sociedad civil) y los costos de los equipos”, puntualiza.

Bulacio señala que a futuro esto generará “un gran desafío a las distribuidoras al momento de realizar la operación”. Explica: “podrá suceder durante un día de sol, que los usuarios tomen su propia energía, pero de golpe podría nublarse y que se pase de un 10 por ciento de uso de redes al 80 o 90 por ciento”, señala.

“Se deberá estar más alerta a los cambios meteorológicos y más alertas a la fluctuación de la demanda”, cierra.

Fecha de creación: 27/02/2018 Fuente: Energia Estrategica
Click aquí para suscribirte a nuestro newlsletter semanal de noticias

Escribir un comentario


Aún no hay comentarios

SUSCRÍBETE a nuestro newsletter de novedades
VIDEOTUTORIALES
¿como usar MID?